Asesoría fiscal en Gandía: ¿qué pagos en especie están exentos en la declaración de la renta?

qué pagos en especie están exentos en la declaración de la renta

Cuando hablamos de retribuciones o pagos en especie son muchas las dudas que surgen tanto a empresarios como a trabajadores. A continuación vamos a tratar de dar respuesta a todas esas cuestiones que nos llegan habitualmente a nuestra asesoría fiscal, contable y laboral en Gandía y que tienen que ver con este tipo de pagos.

¿Qué son los pagos en especie? ¿Qué ventajas fiscales tienen? ¿Todos los pagos en especie están exentos en la declaración de la renta? ¿Cómo tienen que declararse? ¿Existe un porcentaje máximo de la nómina que se pueda pagar en especie?

Definiendo las retribuciones o pagos en especie

 

Según define la propia Agencia Tributaria, una retribución en especie es un pago que, en lugar de hacerse con dinero, se realiza a través del  “uso, consumo u obtención de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por un precio inferior al normal del mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien los conceda”.

Por ejemplo, serían retribuciones en especie las dietas y el kilometraje, los cheques guardería, seguros médicos pagados por la empresa, aportaciones a planes de pensiones, la cesión o venta de acciones a bajo precio, el disfrute de coches de empresa, etc.

Por ley, estas retribuciones en especie, no pueden suponer más de un 30% del salario bruto de un trabajador.

En cuanto a las ventajas y beneficios para trabajadores y empresarios de este tipo de retribuciones podemos enumerar las siguientes:

  • Ventajas para el trabajador. Los pagos en especie permiten a los trabajadores acceder a bienes y servicios de forma gratuita o a un precio reducido. Además muchos pagos en especie están exentos de tributar en el IRPF de forma total o parcial por lo que su tipo impositivo se reduce de cara a la declaración de la renta.
  • Ventajas para la empresa. Los pagos en especie suelen ser una forma de retribuir a los empleados más económica que la dineraria. Por ejemplo, algunos gastos en los que las empresas incurren al hacer pagos en especie a sus trabajadores (seguros médicos, guarderías, etc.) son deducibles. Además este tipo de pagos suelen estar muy bien vistos por parte de los empleados y ayudan a generar sentimiento de pertenencia.

Retribuciones o pagos en especie exentos en la declaración de la Renta.

 

Según el artículo 42.3 de la Ley del IRPF, el listado completo de qué pagos en especie están exentos en la declaración de la renta es el siguiente:

  • Entrega de acciones o participaciones de la empresa de forma gratuita o a precio inferior al de mercado, con un límite de 12.000 euros al año. Para esta exención, es necesario que el reparto acciones sea en las mismas condiciones para todos los trabajadores, que estos títulos se mantengan 3 años y que la participación no supere el 5%.
  • Las cantidades destinadas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal, cuando vengan exigidas por el desarrollo de su actividad.

·         Entrega de productos en cantinas, economatos o similares. En caso de vales comida o tiques restaurante el importe máximo exento es de 11 euros al día y solo son válidos en días laborables.

  • Enseñanzas en centros educativos a los hijos de los empleados. Incluye centros de educación preescolar, infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional.
  • Pago del servicio público de transporte con un límite anual para cada trabajador de 1.500 euros.
  • Kilometraje privado (0,19 euros por kilómetro recorrido, más peajes y aparcamientos).
  • También estarían exentos los seguros de accidente o de responsabilidad civil de los trabajadores, así como las cuotas de seguros privados de salud que cubran al trabajador, su cónyuge y descendientes siempre que no excedan de los siguientes límites: 500 euros año/persona o 1.500 en caso de discapacidad.

Retribuciones o pagos en especie que sí que tributan en el IRPF

Entre los pagos en especie más habituales que no están exentos y, que por tanto, sí tributan en el IRPF, encontramos:

  • El uso de una vivienda de la empresa.
  • La utilización o entrega de un vehículo propiedad de la empresa para uso particular o profesional.
  • Préstamos a una tasa de interés por debajo de la establecida legalmente.
  • Gastos de manutención y hospedaje.
  • Contribuciones a planes de pensión y seguros colectivos.
  • Seguros personales.

¿Cómo se tienen que declarar los pagos en especie en la declaración de la renta?

Toda retribución ya sea en dinero o en especies que recibe un empleado como pago por su trabajo, se considera como salario y debe figurar en su nómina. De hecho, en el caso de los pagos en especie, se debe especificar el tipo de contraprestación que ha recibido el trabajador y cuál es su valor.

La inclusión de los pagos en especies y su valor en la nómina permiten su cómputo para el cálculo de indemnizaciones por despido, salarios por vacaciones y otras obligaciones como las cotizaciones a la Seguridad Social o las retenciones del IRPF en los casos no exentos.

Por su parte los trabajadores están obligados a declarar en su renta anual los pagos que hayan recibido en especie como parte de su salario, estén estos o no exentos de tributación. Las rentas en especie son rendimientos del trabajo, y en la declaración de la renta, tienen que figurar como tales.

Si necesitas ayuda a la hora de confeccionar tu declaración anual del IRPF o del Impuesto de Sociedades o buscas asesoramiento sobre el uso de retribuciones en especie en tu empresa, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *