Consecuencias de la no presentación de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil

presentación de las Cuentas Anuales

El pasado 31 de enero entró en vigor el Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, en el que se aprobó el Reglamento que viene a desarrollar la Ley 22/2015 o Ley de Auditoría de Cuentas.

Este nuevo Reglamento, entre otras muchas cosas, incorpora novedades sobre las sanciones aplicables a aquellas empresas que no depositen, en los plazos y forma previstos, sus Cuentas Anuales en el Registro Mercantil.

En este artículo veremos qué empresas o profesionales están obligados a depositar sus Cuentas Anuales, qué plazos hay para ello y qué consecuencias (incluyendo las nuevas sanciones) puede tener el no hacerlo.

Las Cuentas Anuales son una serie de documentos que recogen la información financiera más relevante de una empresa. Su objetivo es garantizar la transparencia y que todo aquel que pueda tener interés en conocer la salud financiera y la realidad de una empresa (posibles inversores, colaboradores, proveedores, etc.) pueda hacerlo de una forma sencilla y fiable.

Grosso modo, podemos decir que los documentos que conforman las Cuentas Anuales de una empresa son el Balance de situación, la Cuenta de pérdidas y ganancias, el Estado de cambios en el Patrimonio Neto, la Memoria y el Estado de Flujos en Efectivo.

Sin embargo dependiendo de factores como el tamaño de la empresa, el número de empleados, la facturación o la forma jurídica de la misma puede ser que las empresas estén obligadas a incluir otro tipo de datos o documentos.

¿Qué empresas o profesionales están obligados a la presentación de las Cuentas Anuales?

Toda entidad matriculada en el Registro Mercantil está obligada a formular y depositar sus Cuentas Anuales en el Registro Mercantil del lugar en el que se encuentre su domicilio social.

Actualmente están obligadas a inscribirse en el Registro Mercantil:

  • Las sociedades mercantiles: sociedades limitadas, sociedades anónimas, sociedades comanditarias, cooperativas, etc.
  • Las entidades de crédito, seguros y sociedades de garantía recíproca.
  • Las instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones.
  • Las agrupaciones de interés económico.

Los empresarios individuales y autónomos pueden inscribirse en el Registro Mercantil de forma voluntaria y, por tanto ellos, no estarán obligados a hacer el depósito de sus Cuentas Anuales.

¿Qué plazos legales existen para la presentación de las Cuentas Anuales?

Partiendo de la premisa de que cada ejercicio finaliza el 31 de diciembre, coincidiendo con el fin del año natural, los plazos máximos a tener en cuenta en relación a la presentación de las Cuentas Anuales serían:

  • Hasta el 31 de marzo (3 meses máximo desde el cierre del ejercicio) para su formulación, es decir, para la elaboración de los documentos correspondientes.
  • Hasta el 30 de junio (3 meses máximo desde su formulación) para su aprobación.
  • Hasta el 31 de julio (1 mes máximo desde su aprobación) para su depósito en el Registro Mercantil.

Sanciones por la  no presentación de las Cuentas Anuales

Las sanciones por no presentar las Cuentas Anuales, contempladas en la Ley de Sociedades de Capital (LSC),  van desde los 1.200 hasta los 60.000 euros, incluso pueden ascender hasta los 300.000 euros en el caso de las grandes empresas.

Sin embargo, hasta la entrada en vigor del  Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, las sanciones eran poco frecuentes.

¿Qué ha cambiado? Pues que el RD 2/2021 confiere al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC)  la potestad para encargar a los Registros Mercantiles la gestión y la imposición de sanciones. Es por ello, que se prevé un aumento notable de las sanciones por esta causa.

También el RD 2/2021 regula ciertos aspectos del procedimiento sancionador (por ejemplo, estableciendo el plazo de resolución del mismo en 6 meses), así como los criterios para determinar el importe de la sanción:

  • La sanción será del 0,5 por mil del importe total de las partidas de activo, más el 0,5 por mil de la cifra de ventas de la entidad indicada en la última declaración presentada ante la Administración Tributaria, cuyo original deberá aportarse en la tramitación del procedimiento.
  • Si no se aportase la última declaración tributaria presentada, la sanción ascenderá al 2% del capital social, según los datos que obren en el Registro Mercantil.
  • En caso de que se aportase la reiterada declaración tributaria, y el resultado de aplicar los porcentajes citados a la suma de las partidas del activo y ventas fuera un importe superior al 2% del capital social, la sanción se cuantificará en este último, reducido en un 10%.

Otras consecuencias de no depositar en el Registro Mercantil  las Cuentas Anuales

Cierre de la Hoja Registral. Es decir, aquellas empresas que no hayan depositado sus Cuentas Anuales no podrán inscribir en el Registro Mercantil ningún documento referido a la sociedad mientras persista el incumplimiento, a excepción de: el cese de los administradores, gerentes, directores generales o liquidadores; una revocación o renuncia de poderes; la disolución de la sociedad y el nombramiento de liquidadores. También podrán ser inscritos los asientos ordenados por la autoridad judicial o administrativa.

Dificultades a la hora de acceder a financiación. Directamente relacionado con el punto anterior. El cierre registral suele salir a relucir cuando, por ejemplo, solicitamos un préstamo bancario o se quiere hacer una ampliación de capital.

Responsabilidad de los administradores.  En este caso, a los administradores de la sociedad infractora, se les podría reclamar una indemnización por los daños y perjuicios causados así como las sanciones impuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *