Obligaciones fiscales de un taller de automoción en Gandía

obligaciones fiscales de un taller de automoción en Gandía

Las obligaciones fiscales de un taller de automoción en Gandía son importantes. La mayoría de los profesionales del sector de la mecánica que se deciden a abrir un taller de automoción se decantan por ejercer su labor como profesionales autónomos o creando una Sociedad Mercantil, generalmente una Sociedad Limitada. Otra forma jurídica a las que podrían acogerse sería la Sociedad Civil.

¿Por qué decimos esto? Porque es de la forma jurídica escogida para la apertura de nuestro taller de automoción de la que dependerán, en buena medida, las obligaciones fiscales y tributarias a las que tengamos que hacer frente.

En la web del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se puede encontrar una completa lista con los requisitos para optar a las distintas formas jurídicas (número de socios, capital, etc.).

Sin embargo, lo más complejo es dilucidar qué forma jurídica es más conveniente para cada profesional y negocio en función de sus circunstancias y tus particularidades.

Obligaciones fiscales para los trabajadores autónomos con un taller de automoción

Como cualquier trabajador autónomo, los profesionales que abran su taller de automoción bajo esta fórmula, deberán hacer frente al pago de los siguientes impuestos:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Es el impuesto grava las rentas obtenidas en el ejercicio de la actividad profesional y existen tres formas de saldarlo: el Régimen de Estimación Directa Simplificada, el Régimen de Estimación Directa Normal y el Régimen de Estimación Objetiva (conocido popularmente como Módulos). Se hace necesario aquí conocer las condiciones particulares de cada profesional para saber a qué régimen o regímenes puede optar (en función de su facturación, trabajadores contratados…) y cuál puede resultarle más ventajoso. Cabe destacar también que se trata de un impuesto progresivo, es decir, a mayor volumen de ganancias mayor porcentaje deberemos abonar en este concepto.  
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Este impuesto grava el consumo y, por tanto, recae en el consumidor final. Digamos que el autónomo en este caso solo actúa como intermediario entre Hacienda y los consumidores. Es decir, recauda el IVA para luego dárselo a Hacienda. Por el camino, eso sí, puede descontar el IVA que el haya tenido pagar por sus compras a proveedores.

Ambos impuestos se declaran de forma trimestral mediante los modelos 303 (IVA) y 130 (IRPF en Estimación Directa) o 131 (IRPF Módulos). Si se realizan operaciones intracomunitarias también se deberá presentar el modelo 349.

Además los autónomos tienen que hacer frente a las siguientes declaraciones:

  • Declaración trimestral de retenciones e ingresos a cuenta en caso de haberlas efectuado. Esto es si tienes trabajadores contratados, si subcontratas a otros profesionales autónomos que te pasen facturas con retenciones del IRPF (modelo 111) o si tienes alquilado un local u oficina cuya factura incluya retención (modelo 115).
  • Declaraciones resumen anuales, de carácter informativo y recapitulativo tanto sobre retenciones e ingresos a cuenta (modelos 180 o 190) como sobre el IVA (modelo 390).
  • Declaración anual de operaciones con terceros indicando aquellas personas o entidades, clientes o proveedores, con los que en el año anterior el conjunto de operaciones realizadas haya superado los 3.000 euros (modelo 347).
  • Declaración anual del IRPF o declaración de la renta. (modelo 100) y en algunas ocasiones según obligación por exceder los límites Patrimonio (modelo 714).

Obligaciones fiscales de un taller de automoción en Gandía constituido como Sociedad Limitada

Como apuntábamos al inicio de este artículo, la segunda forma jurídica más habitual en los talleres de automoción en Gandía es la de Sociedad Limitada.

La principal diferencia en cuanto a las obligaciones fiscales de un taller de automoción con respecto a la fórmula anterior es que se tributa en el Impuesto de Sociedades en lugar de en el IRPF puesto que en cuanto al IVA y resto de declaraciones las obligaciones son equivalentes.

El Impuesto de Sociedades es el impuesto que grava la obtención de rentas por parte de las empresas y se liquida mediante los modelos 200 y 202. Para calcular la cuantía del Impuesto de Sociedades hay que acudir a los resultados contables de la empresa. Este tributo se aplica sobre la diferencia entre los ingresos y gastos de la sociedad y el tipo general es del 25%, aunque existen distintas variaciones y condicionantes. Por tanto, para cumplir los requisitos del Impuesto de Sociedades, es necesario llevar una estricta contabilidad de la Sociedad.

Dado que en el IRPF se tributa de manera progresiva y se tienen en consideración las circunstancias personales y familiares, calcular a partir de qué volumen de beneficios nos compensa establecernos como Sociedad Limitada en lugar de como profesionales autónomos para reducir nuestra carga fiscal puede resultar algo complejo

Por otro lado, y aunque tenga que ver más con la contabilidad y la administración, que con la fiscalidad propiamente dicha, cabe destacar la obligatoriedad de inscribir las Sociedades Limitadas en el Registro Mercantil con todas las obligaciones que ello conlleva:

  • Legalización de libros oficiales (los libros que se deben oficializar varían en función del tipo de sociedad): libro diario, libro de inventarios y cuentas anuales, libro de actas, libro de registro de socios, libro de registro de acciones nominativas y libro de contratos…

Presentación de las Cuentas Anuales.

  • Obligatoriedad de comunicar cualquier cambio que afecte a la Sociedad: modificaciones estatutarias, nombramiento o cese de administradores, aplicaciones o reducciones de capital…

Obligaciones legales “extra” de los talleres de automoción.

Un taller de automoción tiene unos requisitos legales y administrativos superiores a la media.

Por ejemplo, un taller de automoción no puede ubicarse en cualquier local puesto que requiere de un suelo que no permita la filtración de residuos como aceites o gasolina. También tiene que cumplir con una normativa de ruidos, sobre la seguridad de los trabajadores, sobre humos, sobre almacenamiento y recogida de residuos peligrosos como pueden ser las baterías, aceites o neumáticos.

Otro ejemplo, sería que los talleres de reparación de vehículos automóviles (motos, coches, furgonetas, etc.) se rigen en España por el Real Decreto 1457/1986, que trata los derechos de sus usuarios de este servicio y que marca las pautas que se deben seguir, por ejemplo, a la hora de realizar las facturas (que deben ser muy detalladas) o de establecer los periodos de garantía.

Grup SanCar, un servicio de asesoría integral en Gandía para talleres de automoción

Por la complejidad y la carga burocrática y administrativa que supone la gestión eficaz de un taller de automoción, por la tranquilidad y seguridad que da el saber que no se nos está escapando nada, es muy recomendable contar con el servicio de una asesoría de confianza para estos fines.

En Grup Sancar  Assesors, tu asesoría en Gandía, podemos ayudarte desde los inicios del negocio, en la elección de la forma jurídica que sea mejor para ti y en todos los trámites y licencias necesarios para la apertura, así como en el día a día: fiscalidad; contabilidad,  mediación con Hacienda, la Seguridad Social o el Registro Mercantil, asesoría laboral y legal…

Contáctanos y te informaremos de nuestro servicio integral de asesoría en Gandía para talleres de automoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *